El mercado inmobiliario está de nuevo en boga y en primera línea de interés. Por suerte, atrás han quedado los momentos en que la compra y venta estaba estancada, pendiente de una reactivación económica que no terminaba de llegar.

Afortunadamente la situación ha cambiado y el panorama, además de distinto, es muy positivo para el sector, con estimaciones de crecimiento de alquiler/venta de propiedades en 2019. De hecho, según datos del Instituto Nacional de Estadística, en España se vendieron durante el primer semestre de 2018 un 10’9% más de viviendas que en el mismo periodo del año anterior.

De igual manera, las hipotecas concedidas están de nuevo en tramo alcista. Los bancos, ya estabilizados tras años complejos, se han lanzado a la lucha de precios y a la rebaja de los requisitos para acceder a un préstamo con garantía real. Todo ello ha dinamizado el número de operaciones.

Ante este panorama, las inmobiliarias pequeñas, aquellas con una o dos oficinas a pie de calle, cuyo ámbito de actuación es la zona limitada por el barrio en el que está situada y los limítrofes, vuelven a aflorar al mercado. Además con una ventaja sobre épocas pasadas: las subidas en precios están siendo más paulatinas que hace una década, lo que es indicativo de que no hay una burbuja especulativa.

 

Barcelona y Madrid, el gran motor para 2019

 

Si en el cómputo del territorio nacional hablamos de que las subidas de precios han rondado el 11%, hemos de destacar las perspectivas para los dos centros neurálgicos por naturaleza: para 2019, Barcelona y Madrid tienen previsiones de crecimiento de entre el seis y el siete por ciento, en lo que son sus áreas metropolitanas, por lo que se desmarcan claramente dentro del raking de las ciudades españolas donde menos tiempo se tarda en vender una propiedad.

Pese a que son las propiedades periféricas las que más destacan, en los barrios más selectos, sin embargo, se van a poder seguir viviendo crecimientos de precio de dos dígitos, llegando en algunas ocasiones hasta el 20%.

La razón fundamental para estas tasas de crecimiento tan interesantes para inversores radica básicamente en la reducida oferta con que nos encontramos. Tras una década en la que apenas se han comenzado promociones nuevas, la oferta actual se reduce básicamente a la segunda mano, y dentro de esta hay muchas personas que ni quieren ni tienen necesidad de vender.

De esta manera, en términos generales de todo el país, los expertos auguran una ligera desaceleración frente a los datos de 2018. Sin embargo no son en absoluto preocupantes, sino que son simplemente el resultado de esa falta de oferta. Dado que ahora mismo las constructoras sí se han lanzado a levantar obra nueva, las perspectivas para 2020 sí que invitan a pensar que  puede haber un incremento de las transacciones impulsadas por la profesionalización de las inmobiliarias también.

 

La mejora en los salarios, clave para el crecimiento

 

De cara a mejorar el número de transacciones, así como los precios que se manejan, todos los expertos consideran que es clave un incremento de los salarios acorde. De hecho, durante el pasado año la variación de salarios a nivel nacional apenas fue de un 0,8%. Si tenemos en cuenta el crecimiento comentado del 10,9% en el volumen de transacciones, y de un 6% en el precio de los pisos, hay un problema de poder adquisitivo pendiente de resolver.

 

Cómo aprovechar desde una agencia esta perspectiva de alquiler y venta de propiedades en 2019

 

Con todos estos datos estadísticos sobre la mesa, la perspectiva de alquiler y venta de propiedades para una agencia inmobiliaria a lo largo de 2019 parece muy favorable, pero no debemos olvidar que en esta situación del mercado, la competencia se vuelve mayor y solo aquellas agencias capaces de ofrecer el mejor servicio y adaptarse a las nuevas necesidades, son las capaces de sacar el mayor rendimiento y mantener sus cuentas en positivo.

Por otra parte, una vez acabada la «fiebre» por adquirir vivienda tras la finalización de los contratos de larga duración en 2016, el perfil de quien busca vivienda ha cambiado hacia un cliente más pausado, con mentalidad de comprar o alquilar pero con menos prisa que en anteriores años. Por ello, no duda en comparar y solo cerrar contratos con la agencia que mejor oferta tenga sobre la vivienda que desea, sobre todo fuera del mercado de Madrid y Barcelona.

A este perfil de cliente le interesa visitar y asegurarse de que la vivienda encaja dentro de sus posibilidades, incluso en varias ocasiones, por lo que herramientas que agilicen este proceso y aumenten el nivel de información como los softwares de tour virtuales para inmobiliarias, son los que le sirven de utilidad para asegurar la decisión y, por tanto, las agencias que incorporan este tipo de herramientas son las que mejor perspectivas de crecimiento presentan para 2019. ¿Es tu inmobiliaria una de ellas?

 

Floorfy: software de tours virtuales para inmobiliarias. Implementa desde ya una de las 5 técnicas innovadoras para inmobiliarias que te ayudan a la venta o alquiler de propiedades