Si atiendes a las novedades en el sector inmobiliario, sabrás que una de las tendencias que se está imponiendo en el mercado es el uso de tecnología que favorezca la gestión no solo a la agencia, sino también al cliente. Entre ellas destaca los softwares de realidad virtual: una revolución dentro del sector al ahorrar tanto tiempo como gestiones y que, durante el pasado año, despegó por completo dentro de la cartera de propiedades de las agencias más profesionales e innovadoras. Definitivamente podríamos afirmar que la realidad virtual en el negocio inmobiliario ha venido para quedarse pero, ¿cuál es el estado actual de ésta innovadora tecnología?

 

Realidad virtual en el negocio inmobiliario: ¿tecnología en auge?

 

Toda nueva tecnología tiene sus ciclos de adaptación en el mercado: desde el momento en el que surge y se testea hasta que finalmente se impone y se convierte en un proceso rutinario más dentro de la oferta en el sector. En el caso de la realidad virtual aplicada a las propiedades inmobiliarias, nos encontramos fuera de la fase de «adaptación al mercado», por lo que es desde ya un elemento común aplicado a propiedades en las que hay interés por incidir en sus peculiaridades.

No obstante, no se encuentra en un estado tampoco de «saturación» o plena implementación en todo el sector, lo cual lejos de ser un hándicap, se convierte en toda una ventaja competitiva. Al ser una tecnología lo suficientemente conocida por el usuario pero no presente en cada ficha de propiedades, aquellas en las que se implementa se aprecian como un elemento diferenciador, convirtiéndose la realidad virtual en un potente reclamo tanto para quien quiere poner su casa en venta (y busca la agencia inmobiliaria que mejor le ayude en esta labor) como para quien busca una propiedad para comprar o alquilar y «curiosea» en esta tecnología, bien por sus peculiaridades, bien como filtro decisivo para indicar si una vivienda es la adecuada para este tipo de cliente.

 

Una tecnología acorde a la situación del mercado

 

La aplicación de nuevas técnicas que dinamicen el sector y faciliten la fluidez del mercado inmobiliario como resultan los tours virtuales en 360º, coincide con un momento en el que las necesidades son éstas mismas: existe tanto oferta como demanda, por lo que toda herramienta que permita que las propiedades sigan teniendo salida y encuentren al cliente ideal, se encontrará con un ecosistema favorable para ello.

Se prevé que para 2019, el sector inmobiliario alcance nuevamente un estado de «madurez», por primera vez tras la crisis de 2008. En concreto, se espera que la demanda de propiedades suba en torno al 10% respecto al año recién acabado, lo que se traduce en que se esperan completar en torno a las 590.000 transacciones (venta de propiedades) en este 2019. Por ello, serán las agencias con mejores ventajas competitivas las que puedan llevarse mayor parte de este suculento «pastel» antes de que el mercado desacelere.

 

Una tecnología «sostenible»

 

El sector inmobiliario (en toda su magnitud, no solo a nivel de agencias sino también de constructoras, promotoras, etc.), debido a las voces que lo señalaron como uno de los propiciantes de la anterior crisis, está constantemente en el punto de mira como un sector «a controlar». Es por ello por lo que prácticas que fomenten el desconocimiento o el carácter especulativo, no solo causan rechazo sino total repulsa entre clientes y especialistas del sector, que no consideran que les beneficie en absoluto.

Así, es una práctica a evitar sacar «a toda costa» una cartera de propiedades procurando que el cliente «acepte» cualquier producto por el simple hecho de haber una alta demanda. La tendencia es que, para la supervivencia del sector en ciclos menos proclives, el servicio sea cada vez más especializado y el cliente obtenga mayor información de todas las condiciones de la propiedad a la que opta (calidades, hipotecas, entorno, etc.).

De esta forma, el software de realidad virtual para inmobiliarias no solo detalla las propiedades, de forma que sirve de argumento de venta y filtro ante las necesidades del cliente, sino que también «libera» un tiempo muy apreciado que ya no se dedica a realizar visitas sin ton ni son. Tiempo que se puede destinar a mejorar la atención del cliente e informarle con mayor precisión.

 

Actor principal en un cambio de modelo de venta

 

Debido a que una de las principales virtudes del uso de software virtual para vender propiedades precisamente es liberar tiempo dedicado a las visitas (que no suprimirlas, sino sustituir aquellas que se realizan por simple metodología, sin saber al 100% que es la propiedad adecuada para el cliente), se espera que esta mejora sustancial suponga un cambio progresivo en el modelo de venta hacia una rápida y más eficaz gestión.

 

Actual modelo de venta

 

Actualmente el modelo estandarizado es que llegue una propiedad, se incluya en cartera y se promocione por los canales habituales manejados por cada agencia. El posible interesado encuentra la propiedad en uno o varios de estos canales, curiosea entre las fotografías (que se cuidan para captar a mayor número de interesados, pero no siempre reflejan toda la realidad) y pregunta por ella en la agencia, que lo incluirá dentro de una agenda de citas en la que en varias horas se muestra el piso en bucle a todos los que preguntaran por él.

Tras esta primera ronda de visitas, los que se hayan convencido de lo adecuado de la propiedad, concertarán una segunda visita y de ser productiva, procurarán cerrar la venta. De no despertar el suficiente interés entre quienes realizan la primera visita, se repetirá el ciclo sin aparente fin.

 

Tendencia de cambio

 

El cambio de modelo que sugiere incluir un tour virtual de la propiedad consiste en que todo el tiempo dedicado a la primera fase del proceso comercial (la de convencimiento en la que se realiza la primera visita), se sustituya por la visualización desde cualquier lugar y desde cualquier dispositivo del tour, de forma que el interesado pueda tener una apreciación más realista de cómo es y sus peculiaridades, pasando directamente a la segunda visita en el caso de crecer su interés.

Al no ser necesarias todas esas rondas de primeras visitas a propiedades, los agentes comerciales se pueden centrar en cerrar las ventas de forma más productiva, eficaz y en menos tiempo, aumentando la satisfacción de todos los involucrados en el proceso de venta.

En definitiva, nos encontramos ante una herramienta con potencial de crecimiento y con perspectivas de no solo integrarse en el mercado inmobiliario, sino también de cambiar el modelo de funcionamiento actual del sector.

 

Floorfy: software de tours virtuales para inmobiliarias.