5 (100%) 3 votes

Lo primero que un cliente interesado en comprar o alquilar una propiedad se va a fijar es en su galería de imágenes, comenzando por la que ilustra el anuncio o ficha de la vivienda. Por ello, mejorar la fotografía inmobiliaria, -cómo presentamos las imágenes-, es primordial para no solo captar la atención del cliente, sino también convencerlo de que está ante la vivienda deseada. A continuación os ofrecemos una serie de consejos que os ayudarán a mejorar la fotografía inmobiliaria usada en la promoción de propiedades.

 

La importancia de mejorar la fotografía inmobiliaria

 

Lo primero es comprender el por qué debemos presentar una galería de imágenes atractiva a la par que realista (no debemos tampoco crear unas altas expectativas si no se corresponden con la realidad: realzar sí, retocar o falsear imágenes nunca). Un cliente se interesa principalmente por una propiedad siguiendo los valores del precio y la ubicación. Una vez filtrados estos puntos, el siguiente paso es ver detalles de la propiedad que vendrán mostrados en su gran mayoría por la galería de imágenes, aunque cada vez se añaden más recursos que facilitan la decisión como planos de construcción, situación, vídeos o lo más novedoso al respecto: tours virtuales por la vivienda.

Así, si este filtro se realiza adecuadamente, conseguiremos el siguiente paso: que nos contacte o directamente pida visitar la propiedad, último paso para finalmente adquirirla si se adecua a lo visto y a sus necesidades.

No hacerlo adecuadamente, ya sea por omisión de información (no mostrar toda la vivienda o lo necesario para saber si es la perfecta) o porque lo mostrado no atrae o no corresponde con la realidad, puede producir que la visita se realice finalmente, pero resulte improductiva al ir el cliente con unas bajas expectativas o encontrarse con aspectos que no había contemplado en la ficha.

 

5 consejos para mejorar la fotografía inmobiliaria y cómo presentamos las propiedades

 

Prestar atención a la luz

 

Todos queremos una vivienda luminosa, por tanto, si existen ventanales o amplia iluminación exterior, debemos destacarla como un valor a favor. Para ello, debemos procurar que las fotografías se hagan en el momento del día que mayor iluminación natural reciba la casa, y rehusar hacerlas en horas del día en las que sea necesario la luz artificial.

 

Presta atención a la amplitud

 

La amplitud es otro de los valores que hacen a una vivienda altamente atractiva. Puede que el hecho de que en un habitáculo quepan gran cantidad de muebles lo aprecies como algo positivo, pero imágenes sobrecargadas darán la sensación contraria: que no cabe ni un solo alfiler. Por ello, procura despejar a la hora de realizar las imágenes al máximo posible cada estancia, sin dejarla tampoco vacía.

 

Simula cotidianidad

 

Cuando vemos la galería de imágenes de una propiedad, buscamos sentir que podemos habitar cada espacio que se nos muestra. Por ello, cada imagen, debe transmitir la sensación de “hogar”, algo que podemos conseguir colocando elegantemente y de forma ordenada comida en la mesa del salón.

 

Amplía el objetivo

 

Procura que las imágenes de cada estancia se hagan desde un ángulo en el que sea posible visualizar la totalidad de la habitación. Cuando vemos imágenes de un salón, de un dormitorio… queremos conocer si es amplio o no, ser capaces de espacialmente imaginar el tamaño. Si realizamos mosaicos de fotografías, perdemos esa sensación espacial que nos puede convencer sobre si es de la amplitud adecuada o no. Esto no quita que después de estas imágenes más “panorámicas”, ofrezcas detalles de cada lugar.

En el siguiente vídeo realizado por los compañeros de Idealista, te explican la importancia de este factor entre otros detalles:

 

 

Complementa con otros recursos extra

 

Hay aspectos que correctamente indicados en la galería son potentes argumentos de venta, como el hecho de que sean luminosas las habitaciones o que se aprecien amplias. Tanto si tus imágenes las transmiten como si no, sería conveniente añadir recursos que las acompañen y ayuden a transmitir toda la información necesaria para impulsar la venta. Algunos de estos recursos son:

 

  • Plano de la construcción: aunque ordenemos las imágenes según se realizan desde que entramos, el usuario no podrá solo por éstas situar cada estancia donde corresponde, ni conocer al detalle la distribución. Un plano de la construcción le servirá para ordenar este aspecto.
  • Vídeo: el video resuelve la cuestión anterior directamente visualizando cómo sería recorrer la propiedad. Eso sí, debemos tener cuidado con el tratamiento de la imagen, que la luminosidad sea adecuada, que todo esté en orden y que se edite para que realce más que empeore lo visto en las imágenes.
  • Tour virtual por la propiedad: es la más completa de todas las propuestas, ya que permite no solo recorrer cada estancia ubicándola a la perfección, sino que además nos permite recrearnos en cada detalle, volver a las habitaciones que más interés nos suscite y, crear sensaciones que ni video ni imágenes pueden transmitir, como asomarnos por el balcón y ver las vistas con total realismo.

 

En definitiva, de lo que se trata es de dar una utilidad a la galería de recursos extra más allá de mostrar la propiedad. Al mejorar la fotografía inmobiliaria en cada sentido propuesto no solo enseñamos una casa, sino que mostramos lo que se siente viviendo en ella, ofreciendo los datos para que el cliente se decida a pedir cita para visitarla y, si hemos sido capaces de recrear esa realidad, finalmente convencerle y que la acabe comprando o alquilando.

 

Floorfy: software de tours virtuales para inmobiliarias.

Comparte este artículo: