Tanto si estás pensando iniciarte como si ya eres un experto en el sector inmobiliario, hoy queremos introducirte y aconsejarte sobre de cuál es el equipo básico necesario y más recomendable para hacer fotos de los inmuebles según tus necesidades.

En realidad nadie tiene la verdad absoluta en sus manos, pero siempre es bueno tener en cuenta las diferentes opciones y contar con un punto de partida, sobre todo cuando se ha decido hacer una inversión de esta envergadura.

A continuación, te explicamos algunos consejos de fotografía inmobiliaria, que seguro te serán de utilidad en el desempeño de tus funciones como fotógrafo inmobiliario o como responsable de esta tarea dentro de tu compañía.

 

Consejos sobre fotografía inmobiliaria: material para hacer mejores fotos

 

Modelos de control automático

 

Habrás oído hablar de las cámaras réflex por la calidad que ofrecen. Existen tantos modelos como puedas imaginar, pero en una primera fase adquirir un ejemplar compacto con modo automático será suficiente para hacer buenas instantáneas. Con el modo automático la propia cámara optimiza aspectos como la luz, flash, apertura, etcétera sin que tengas que tocar nada más que el botón de encendido y capturar fotografías para tu inmobiliaria. ¡Es el complemento ideal para usuarios que se inician en el mundo de la fotografía!

 

Cámara con controles manuales

 

Si tienes algo más de conocimiento en fotografía puedes optar ya por algo más sofisticado. Estas cámaras con modo manual permiten resolver los problemas que por falta de luz se presentan cuando se fotografían interiores. De igual forma cuentan con objetivos intercambiables, que dejan alternar un objetivo gran angular (útil para poder fotografiar interiores de dimensiones pequeñas) con un objetivo de una distancia focal estándar (el más adecuado para la toma de fotografías de detalle y ambiente).

 

Trípodes y otros complementos

 

Otro de los complementos imprescindibles en la fotografía inmobiliaria es el trípode. Son las patas que nos permiten fijar la cámara y sacar fotos de pie con la garantía de que no dependemos de nuestro pulso para que sean estables. Los hay compactos que se recogen mucho aunque, como norma, cuanto más pesan, más sofisticados son. Incluyen un cabezal o rótula (parte superior del trípode donde se fija la cámara) y una bola que permite nivelar la cámara en todos los ejes.

También existen pequeños accesorios que aportan comodidad como un disparador inalámbrico, batería y tarjeta de memoria extra, filtro polarizador, kit de limpieza, disparador remoto, flash,… todos estos elementos ayudan a que las imágenes aparezcan nítidas, sin sombras, más vistosas… Es ideal para vender o alquilar un inmueble con más facilidad, teniendo en cuenta lo importante que es la primera impresión en el sector.

 

Cámaras 360 para fotografía inmobiliaria

 

Si quieres que tu inmobiliaria sea una referencia, incorpora esta solución en tu portfolio. A través de Floorfy, te ayudamos a sacarle el máximo provecho a una cámara 360, para obtener una vista mucho más completa de la vivienda y aportar una nueva perspectiva al posible comprador. No tienen nada que ver con las fotos planas y la ventaja es que las puede utilizar cualquier miembro de la agencia sin depender de fotógrafos profesionales.

Las RICOH recientemente se han posicionado como referente en el sector de las cámaras 360 para inmobiliarias.

Con este tipo de cámaras, además, podremos crear tours virtuales que nos servirán para ahorrar en visitas físicas y traslados.

Si buscas una cámara con resultados para mejorar la fotografía inmobiliaria de tu agencia y te permita no solo ahorrar costes sino optimizar también recursos, ¡las cámaras 360 son el complemento perfecto para tu negocio!

 
Floorfy: software de tours virtuales para inmobiliarias