Saber cómo dirigirte a los nativos digitales en el mercado inmobiliario te va a ayudar a llegar a las generaciones más jóvenes que buscan casa para alquilar o comprar por primera vez. Además preparará tu negocio para el futuro, ya que la tecnología que utilizan está aquí para quedarse. Para comunicarte de forma efectiva es importante que prestes atención a sus hábitos de consumo y estilo de vida; solo así podrás hablarles en un idioma que entiendan y conseguir que te elijan frente a tu competencia.

Uso de redes sociales

Los nativos digitales también reciben el nombre de Generación Z, y son todas aquellas personas nacidas entre 1995 y el año 2000. Han crecido utilizando Internet, y las redes sociales son una parte completamente natural de su día a día. Las utilizan para relacionarse con su entorno, pero también con las marcas y con personajes famosos. Se conectan varias veces al día y pasan horas utilizándolas.

Tienen preferencia por lo instantáneo y lo visual, por lo que apuestan por plataformas como Instagram, TikTok, Twitch y YouTube frente a Facebook o Twitter. Si deseas crear contenido para estos perfiles, tendrás que esforzarte por conseguir una imagen profesional y cuidada y buscar fórmulas que encajen con las redes con más relevancia para ellos.

Además, apuestan por los estilos de comunicación más directa y cercana. Se desenvuelven con soltura en el entorno digital y tienden a desconfiar de las marcas que utilizan las redes sociales exclusivamente para anunciarse. Para poder destacar frente a tu competencia y conseguir que te vean como un aliado, es importante que interactúes con ellos y apuestes más por el inbound marketing que por los anuncios.

¿Cómo consumen contenido las nuevas generaciones?

Pese a esa actitud un tanto exigente con las empresas, lo cierto es que la Generación Z es de las más sensibles y expuestas a las marcas. Para poder llegar a este perfil de consumidores, todos los negocios han tenido que entender sus valores y adaptar su estrategia de comunicación… Pero, una vez superada esa barrera, este público suele confiar en la garantía de los sellos comerciales.

Debido a la hiperinformación que ofrece Internet, son compradores muy críticos con los productos que consumen y exigen a las empresas compromiso social y medioambiental. Están muy interesados y son conscientes del impacto de sus compras, por lo que deciden gastar su dinero allí donde consideran que están apoyando a las causas justas. Para llegar hasta ellos no te olvides de tratar temas como la sostenibilidad o el ahorro energético en tus publicaciones.

Respecto al tipo de contenido que consumen, es importante que tengas en cuenta su preferencia por lo dinámico. Prefieren el formato vídeo al texto, así como otro tipo de presentaciones fáciles de entender. Esto supone una ventaja para tu sector, ya que lo visual es determinante a la hora de elegir una casa. Crea producciones audiovisuales cortas y llamativas, en las que trates la información de forma concisa.

No te olvides de crear contenido para móviles. La mayor parte de las conexiones se realizan desde este tipo de dispositivos, por eso debes asegurarte de que todas tus publicaciones están adaptadas para visualizarse bien desde un smartphone. En los últimos años esta tendencia se ha consolidado, y se espera que siga creciendo a medida que las prestaciones de la red mejoran.

Digitalización inmobiliaria

Si analizamos estos hábitos de consumo en el mundo inmobiliario, podemos ver cómo sus demandas están cambiando la forma en la que se desarrolla el sector. Su estilo de vida exige que reacciones y ofrezcas más herramientas para la búsqueda de viviendas en remoto, así como servicios con los que transmitir confianza y seguridad.

Vas a tener que explorar nuevas plataformas en las que publicitar tu cartera de propiedades. Además de los ya consolidados portales inmobiliarios, puede resultarte muy interesante abrir un canal de YouTube en el que compartas información sobre tus valores, qué es lo que te diferencia del resto de agentes inmobiliarios e incluso visitas guiadas a las propiedades.

También puedes aprovecharte de la tecnología que te permite trabajar en remoto y virtualizar tu puesto de trabajo. Las visitas virtuales, videollamadas e incluso las apps que te permiten gestionar las propiedades desde cualquier ubicación te posibilitarán el atender a las demandas de inmediatez y eficiencia de los clientes. Cada día salen al mercado nuevas herramientas y soluciones, y parte de tu trabajo va a ser estar atento a estas y encontrarles aplicación en tu negocio. 

Realidad virtual inmobiliaria

Una tecnología muy interesante, y que supone una gran oportunidad para el sector inmobiliario es la realidad virtual. A partir de fotografías 360º, puedes crear una visita a una propiedad y captar todos los ángulos con detalle. Así, cuando quieras mostrarla, el cliente podrá verla a través de un dispositivo adaptado; muchos smartphones actuales vienen preparados para poder hacerlo, proporcionando una experiencia muy similar a la de una visita en directo.

También podrás crear eventos open house mediante videollamada, sin necesidad de convocar a los interesados en directo: solo tendrás que compartir un enlace. Así llegarás a clientes que no pueden desplazarse, proporcionarás una experiencia previa a los usuarios indecisos y mejorarás la satisfacción general de tus potenciales clientes. La representación virtual de propiedades es un campo que abre múltiples oportunidades para contactar con el visitante. 

Como hemos visto, la transparencia, la información y la confianza son importantes para los clientes de la Generación Z. Con la realidad virtual puedes trabajar en todos estos atributos dejándoles ver la vivienda de forma completamente abierta. Desde la comodidad de su sofá tendrán un anticipo de lo que será la propiedad en directo; podrán entretenerse cuanto deseen, e incluso repetir la visita con familiares y amigos. No solo será una herramienta: también te servirá para crear marca y diferenciarte de la competencia.

En definitiva, lo que buscan los nativos digitales en el mercado inmobiliario no deja de ser un reflejo de sus hábitos y costumbres: la aplicación de la tecnología al proceso. Ofreciéndoles lo que desean no solo te posicionarás como una empresa cercana a ellos, sino que también disfrutarás de mayor eficiencia y competitividad.